El Kundalini Yoga es una técnica milenaria que equilibra el cuerpo, la mente y el espíritu. Se le conoce como el Yoga de la Conciencia, siendo considerada una de las prácticas más poderosas de yoga (12 años de practica de Hatha Yoga equivalen a 1 año de practica de Kundalini Yoga). El despertar de la kundalini es el objetivo de todas las formas de Yoga, por eso se le llama también la madre del Yoga. Kundalini Yoga (KY) Es una ciencia base o raíz de otros yogas, ya que el Kundalini es nuestro más alto potencial. Al comienzo esta técnica se constituyó como un secreto de tradición oral para así poder preservarlo de manera pura.

Hace 500 años en India muchas de estas técnicas fueron aprendidas y redescubiertas por diferentes Gurús, quienes las incorporaron a su vida diaria y las fueron trasmitiendo a su comunidad de manera pura. En 1969, Yogui Bhajan (Pakistán 1929 – 2004) Maestro de KY transmite y difunde sus conocimientos en Occidente, abiertamente y sin tregua para que estas enseñanzas tengan el sitio que merecen en la actualidad. “Kundalini Yoga es una ciencia y una tecnología que trabaja en los siete chakras, la línea del arco y el aura. Trabaja directamente sobre la energía total, y el flujo de energía, es muy simple: o tú mueves la energía o ella te mueve a ti. O te colocas encima de la energía y la dominas o quedas debajo y ella te domina. Es allí donde encaja el Kundalini Yoga: Tú aprenderás a dominar tu energía, a experimentarla y a penetrar en cualquier situación a fin de lograr el equilibrio. ¿Qué es realmente Kundalini Yoga? Kundalini es tu potencial creativo. Tú lo experimentas cuando la energía del sistema glandular se combina con la del sistema nervioso para crear tal grado de sensibilidad que todo el cerebro recibe señales y las integra. Entonces, te vuelves total e íntegramente consciente y puedes disponer de tu potencial creativo.” Yogui Bhajan.

La palabra Kundalini proviene del sánscrito “kundal”, que significa “rizo de cabello del Ser Amado”. Desenrollar este “cabello” significa despertar el potencial creativo que existe en todo ser humano; despertar a una ilimitada capacidad, dormida en la mayoría de las personas, que nos pertenece.               Mediante la práctica se estimula esta energía intacta que sube por el canal central de la columna hasta llegar a la parte superior del cráneo, activando la secreción de la glándula pineal. Esta pequeñísima glándula y su función han sido un misterio para la ciencia occidental pero los yoguis conocen su importancia desde hace miles de años. Nuestro cuerpo y mente se controlan a través de la secreción de químicos en el cerebro. Cuando elevamos directamente la kundalini, se activan estos químicos y se experimenta. El proceso consiste en equilibrar y coordinar las funciones de los chakras (centros de energía, “rueda” en sánscrito) inferiores para poder experimentar el reino de los chakras superiores. Así, cuando la energía kundalini fluye libremente, se produce la verdadera transformación de la persona, y la prueba es que mejora su actitud ante la vida y sus relaciones con los demás. A un cambio en la conciencia, sutil y gradual.